PREVENCIÓN ANTE EL GOLPE DE CALOR.

 

Las previsiones indican un aumento en la frecuencia y la intensidad de los episodios de mucho calor, siendo indispensable la información y formación preventiva sobre el golpe de calor, especialmente en los trabajos que se desarrollan al aire libre (forestales, personal de carreteras, inspecciones, técnicos, agrícolas, ganaderos, etc.)

Todos los años se producen accidentes de trabajo de distinta gravedad, incluso muertes de trabajadores por golpes de calor, que podemos y tenemos que evitar con medidas preventivas adecuadas.

El aumento de las temperaturas, humedades relativas altas, ventilación escasa, …junto a otros factores como aquellos ligados a la tarea (intensidad de la actividad física, ritmo de trabajo, etc.), equipos de trabajo, contaminantes, las características de la ropa o equipos que lleven los trabajadores y, las propias características del trabajador pueden aumentar la tasa metabólica. El cuerpo produce más calor y requiere un mayor esfuerzo para transferir el calor sobrante al entorno. El cuerpo libera calor por la evaporación del sudor, la convección y la radiación.

Cuando la carga de calor corporal supera la capacidad de termorregulación de las personas, se eleva la temperatura corporal ocasionando alteraciones fisiológicas con efectos muy diversos, tales como como erupción en la piel, edema en las extremidades, quemaduras, deshidratación, agotamiento, calambres musculares, etc., pudiendo producirse el golpe de calor e incluso la muerte.

 

SÍNTOMAS GENERALES

 

Temperatura interna superior a 40,6ºC

Taquicardia

Respiración rápida

Cefalea

Náuseas y vómitos

 

SÍNTOMAS CUTÁNEOS

Piel seca y caliente

Ausencia de sudoración

 

SÍNTOMAS NEUROSENSORIALES

Confusión y convulsiones

Pérdida de consciencia

Pupilas dilatadas

Cuadro 1

 

La aclimatación es muy importante, ya que se consigue en 7-15 días, pero desaparecen en tan sólo una semana.

La falta de entrenamiento en tareas físicas intensas, una edad avanzada, enfermedades cardiovasculares, respiratorias y mentales, enfermedades crónicas (diabetes, obesidad, etc.), o ciertos tratamientos médicos (diuréticos, neurolépticos, anticolinérgicos y tranquilizantes), así como el consumo de alcohol, cafeína, etc. aumentan el riesgo.

 

MEDIDAS PREVENTIVAS

BEBER UN VASO DE AGUA CADA 15 MINUTOS

No realizar trabajos en solitario para asegurar una supervisión mutua.

Informar y formar a los trabajadores sobre los riesgos relacionados con el calor, sus efectos y las medidas preventivas y de protección aplicables.

Conocer los síntomas iniciales producidos por el calor: mareo, palidez, dificultades respiratorias, palpitaciones, sed extrema, desorientación, etc. (ver el Cuadro 1)

Tendrán acceso, siempre que las circunstancias lo permitan, a un lugar más fresco, y con disponibilidad a bebidas frescas (agua).

Sólo podrán exponerse a altas temperaturas los trabajadores aclimatados, y en el caso de las tareas físicas intensas estarán suficientemente entrenados.

Siempre que sea posible se cambiará el horario de trabajo, para evitar las horas de máximo calor. Se distribuirá el volumen de trabajo, teniendo en cuenta que son preferibles ciclos breves y frecuentes de “trabajo-descanso” que períodos largos.

Seguir unas normas saludables de vida: dormir bien, alimentación sana, evitando comidas calientes y pesadas, o beber alcohol o bebidas con cafeína, porque deshidratan y aumentan el riesgo.

Reducir el esfuerzo físico, al menos durante el período de más calor.

Proteger la cabeza con gorras, cascos, etc., según el tipo de trabajo.

Utilizar cremas de protección solar.

En el período de aclimatación se incrementará paulatinamente la duración de la exposición laboral.

 

PRIMEROS AUXILIOS

En el momento que se observen estos síntomas en cualquier trabajador o compañero aplicar el protocolo de primeros auxilios de ser necesario, y ante cualquier duda nos pondremos en contacto con el servicio médico y/o el 112, para seguir instrucciones concretas en lo que llega la ambulancia.

Colocar a la persona accidentada en un lugar fresco y aireado, quitarla las prendas innecesarias, airearla y refrescar la piel con compresas de agua fría en la cabeza y empapar con agua el resto del cuerpo. Se recomiendan duchas con agua fría a 15-18 º

Si el trabajador está consciente suministrarle agua fría, pero no helada.

No controlar las convulsiones o movimientos bruscos musculares, para evitar producir lesiones.

 

Leer / descargar en pdf: Prevención ante el golpe de calor.

 

 

 

 

Revistas

   
IR ARRIBA