RIESGOS PARA LA CALIDAD DE ATENCIÓN. RESIDENCIA DE SALINAS DE PISUERGA.

UGT SE REUNIÓ AYER CON EL DELEGADO TERRITORIAL DE LA JCYL EN PALENCIA ANTE UN BROTE DE COVID 19 QUE LIMITA Y COMPLICA EL CUIDADO EN LA RESIDENCIA DE SALINAS DE PISUERGA.

La Federación de servicios públicos de UGT Palencia solicitó una reunión urgente con la Delegación Territorial y la Gerencia de Servicios sociales para abordar la demanda actual de la “Residencia de Salinas de Pisuerga” que está golpeando muy duro al centro, tanto por la gran cantidad de personas mayores que se están enfermando como por la exposición adicional de las personas trabajadoras contagiadas.

La pandemia está destacando los problemas estructurales de los trabajos de cuidados en términos de personal insuficiente, baja calidad del trabajo por la situación de estrés y porque la empresa no encuentra trabajadores. Este trabajo es uno de los más exigentes física y mentalmente y las personas destinatarias de los cuidados sufren las consecuencias de las malas condiciones de trabajo que deben soportar las y los cuidadores.

Desde la UGT de Palencia, en la reunión mantenida el día 27 de noviembre, trató de tender la mano para ayudar y aportar soluciones buscando la eficiencia para mejorar la eficacia de la atención. El Decreto normativo de los centros residenciales marca unas ratios de los profesionales tan mínimas, que siempre falta personal. El COVID-19 ha dejado al descubierto las carencias del servicio de atención residencial, poniendo de manifiesto el riesgo de la salud de las personas trabajadoras y usuarias. Los centros no están preparados para someterse a este estrés y para seguir los protocolos que marca la Junta de Castilla y León debido a la falta de personal (faltan gerocultoras, personal de limpieza y personal técnico).

En concreto no es posible prestar cuidados de alta calidad si las y los trabajadores no tienen condiciones de trabajo dignas. Satisfacer las demandas de los residentes (78 contagiados de 84) y de las personas trabajadoras de la residencia, nos ha llevado a reunirnos con el Delegado Territorial, la situación es muy complicada laboralmente hablando, ya que hay de baja 13 personas trabajadoras y su sustitución, a pesar de los esfuerzos tanto de la empresa, del ayuntamiento como de la Gerencia de Servicios Sociales, está siendo realmente complicada generando una gran carga de trabajo tanto física como emocional, que pone en riesgo el bienestar mental de las trabajadoras y trabajadores que actualmente están en activo.

Desgraciadamente el sistema residencial se ha colapsado y esto demuestra que el personal en las Residencias es insuficiente y no se encuentran profesionales (cualificados y no cualificados) que quieran aceptar unas condiciones tan precarias (bajos salarios, grandes jornadas, excesiva carga de trabajo, sobrecarga física y psicológica entre otras), lo que redunda en una atención deficiente para gestionar un derecho que debe ser garantizado por los poderes públicos.

Así mismo tenemos que aplaudir la decisión de la Gerencia de Servicios Sociales de Palencia, que está recomendando que el personal en las residencias estén por encima de ratio, para no colapsar en caso de producirse un brote por COVID.

Desde UGT estimamos necesario poner en valor el trabajo de cuidados, de todos sus profesionales en su mayoría mujeres y pedimos extremar precauciones en la atención por la exposición a un doble peligro, contagiar y ser contagiadas. Asimismo consideramos necesario que la administración prevea centros o unidades COVID de apoyo, cuando se producen mermas importantes en las plantillas.

En este momento la Administración está más focalizada en hacer normas que hacer cumplir las normas. Las trabajadoras se están “dejando la piel” para dar una atención de calidad y creemos que por ellas y por las personas mayores, tanto la sociedad como la Administración debemos dar una respuesta adecuada.

 

 

 

Revistas

   
IR ARRIBA