UGT PROPONE UN CALENDARIO ESCOLAR BIANUAL, FLEXIBLE Y BASADO EN CRITERIOS PEDAGÓGICOS

 

Hay que tener en cuenta los distintos modelos de familias y facilitar la conciliación

Ver en pdf: Calendario Escolar propuesto por UGT 2020-2021 y 2021-2022.

UGT lleva cinco años proponiendo a la Junta de Castilla y León un calendario escolar basado en criterios pedagógicos y racionales que permita mejorar la programación de los procesos de aprendizaje de nuestros escolares y de las sesiones de evaluación. Un calendario que permite mejorar la calidad de la educación. No estamos hablando de aumentar los días de descanso y disfrute sino de repartirlos de manera más equitativa y eficiente.

No sin satisfacción, estamos asistiendo a una generalización de este debate y a un reconocimiento de las tesis defendidas por UGT. Somos pioneros en este tema y estamos viendo como prácticamente todas las centrales sindicales están presentando calendarios escolares basados en criterios pedagógicos e, incluso, el Consejo Escolar de Castilla y León ha abierto un debate en su seno sobre los tiempos escolares fruto del cual es el documento “Tiempos Escolares. Una propuesta estable y flexible para la sociedad actual” (aún pendiente de publicación).

UN CALENDARIO BASADO EN CRITERIOS PEDAGÓGICOS

Nuestro referente durante estos años ha sido el informe “The Organisation Primary and General Secondary Education” publicado anualmente por la Education, Audiovisual and Culture Executive Agency de la Comisión Europea. En este informe podemos ver como la mayoría de países de la Unión, siguiendo criterios fundamentalmente pedagógicos, establecen periodos lectivos de unas seis semanas de duración, seguidos de un descanso de una semana, salvo las tradicionales vacaciones de Navidad o primavera.

Por esta razón, nuestra propuesta de periodos de descanso, en cuyas tesis ya se basó el calendario aprobado por la Junta de Castilla y León el pasado curso, y que respeta los mismos días lectivos y no lectivos, es la siguiente para 2020/2021:

  • Otoño: del 3 al 6 de noviembre.
  • Navidad: del 23 de diciembre al 6 de enero.
  • Carnaval: del 15 al 19 de febrero.
  • Primavera: del 5 al 9 de abril.

Debemos considerar la propuesta inicial presentada hoy, en la Mesa Sectorial de Educación, un retroceso respecto al calendario del curso pasado, y a las propuestas que recibe del Consejo Escolar de Castilla y León, ya que no distribuye los días uniformemente.

UN CALENDARIO QUE FOMENTA LA CONCILIACIÓN FAMILIAR

Este es un criterio que debe estar en los primeros lugares a la hora de establecer un nuevo calendario: las necesidades generales de la sociedad. No se puede dar la espalda a temas como la incorporación de la mujer al trabajo, las familias monoparentales, otros tipos diferentes de familia existentes hoy en día, los horarios laborales y la flexibilidad en los periodos vacacionales que ya no se concentran en el mes de agosto, entre otros. Hay que buscar una armonización, puesto que la escuela no deja de ser un espejo de la sociedad de la que también es parte.

Para continuar avanzando en esta línea, como novedad este año, vamos a proponer a la Consejería de Educación la elaboración de un calendario para los dos próximos cursos. De esta manera, los trabajadores, las empresas y las administraciones públicas tendrán más tiempo para programar sus calendarios y actividades que favorezcan la conciliación familiar.

UN CALENDARIO FLEXIBLE ADAPTADO A LAS NECESIDADES LOCALES

Existen otros criterios a considerar, como la tradición (normalmente se refieren a la tradición religiosa), las festividades locales o nacionales, consideraciones económicas, el clima (nuestros centros no tienen aire acondicionado y es imposible dar clase con temperaturas superiores a 25º C). Toda esta variedad de criterios, y alguno más que seguramente se le ocurre a alguien, hacen que no sea deseable un calendario escolar rígido e inamovible. Por eso, una de las primeras características que debe tener el calendario es la flexibilidad: la posibilidad de que, a partir de una propuesta de calendario elaborada por la administración regional, las provincias, los municipios, los centros escolares puedan acordar modificaciones puntuales en este calendario para adaptarlo a su entorno. Por ello vamos a proponer a la Consejería de Educación que determinados periodos de descanso se puedan adelantar o retrasar con respecto a la propuesta, con el objeto de favorecer estos criterios.

Para UGT la situación que estamos viviendo a causa del COVID-19 nos tiene que hacer ver que son necesarios periodos más cortos, que afiancen conocimientos ante cualquier imprevisto no deseado. Sea cual sea la planificación del curso siguiente, presencial o telemática, los alumnos, las familias y el profesorado deben conocer cuanto antes, como y cuando será ese regreso a las aulas en septiembre. Desde nuestro sindicato deseamos que se produzca con absoluta normalidad porque significará que hemos superado la pandemia. No obstante, insistimos en nuestras peticiones a la Consejería de Educación de Castilla y León de la necesidad urgente de programar un “plan B de no vuelta a las aulas” que contemple la conciliación familiar y que, en el caso de volver, se haga bajo las más estrictas medidas de seguridad, control e higiene.

Ver en pdf: Calendario Escolar propuesto por UGT 2020-2021 y 2021-2022.

 

 

 

Revistas

   
IR ARRIBA