Acabar con la violencia de género: nuestra responsabilidad-


La violencia de género constituye una de las más terribles lacras sociales que atenta contra los derechos humanos y contra el derecho fundamental de la igualdad y no discriminación por razón de sexo. Como empleadas y empleados públicos y como representantes sindicales de los trabajadores y trabajadoras no podemos eludir nuestra responsabilidad. Debemos actuar ante cualquier indicio de violencia hacia la mujer.


Detrás de los números (50 mujeres asesinadas y 5 menores) hay caras, familias rotas, padres y madres, hermanas /os destrozados/as, personas que tienen que seguir trabajando y se ven desamparadas y menores huérfanos.


Cómo representantes sindicales en los centros de trabajo, debemos saber que la violencia de género trastoca el ritmo de trabajo en el entorno laboral. Muchas veces las señales no son evidentes pero ciertos síntomas pueden indicar que algo no marcha bien. Con el objetivo de sensibilizar y concienciar a la población en general, y a los trabajadores/as en particular, sobre la necesidad de acabar con esta lacra hemos editado distintos materiales para contribuir a dar visibilidad a esta lacra social.

Cláusulas y claves (en las 4 lenguas oficiales)

 

 

 

 

SÍGUENOS

Revistas

   
IR ARRIBA