LA NUEVA FIGURA DE LAS FUERZAS Y CUERPOS DE SEGURIDAD DEL ESTADO PARA COMBATIR LAS AGRESIONES A PERSONAL DE SACYL

COMUNICADO DE PRENSA

 

En relación con la Instrucción 3/2017 dictada por la Secretaría de Estado de Seguridad, sobre medidas policiales a adoptar frente a agresiones a profesionales de la salud, conocida recientemente, esta Organización quiere manifestar su satisfacción y su esperanza en que contribuya a la desaparición de las situaciones de violencia de las que son objeto los trabajadores y trabajadoras, especialmente estas, de la Sanidad de Castilla y León en el desarrollo de su trabajo.

Año tras año, desde la creación del Observatorio de agresiones en que hay registro por parte de la Gerencia Regional de Salud, estas situaciones han venido incrementándose, a pesar de las medidas y campañas puestas en marcha por la Gerencia Regional, algunas no exentas de polémica.

Queremos recordar que en 2016, 525 trabajadores y trabajadoras sanitarias fueron agredidos en Castilla y León, 198 en Atención Primaria y 321 en Atención Especializada, de las cuales 438 fueron mujeres, 310 de las categorías de Enfermería, Técnicos Especialistas en Cuidados de Enfermería y Celadores, 186 Médicos.

De los datos de que disponemos a esta fecha, incompletos, en comparación con los registrados en 2016, estamos en condiciones de afirmar que la tendencia alcista sigue, a falta de conocer datos de 4 áreas de salud Bierzo, Palencia, Segovia y Salamanca) y alguna Gerencia de Atención Primaria, la cifra supera las 150 agresiones y la cuestión de género prevalece, siguen siendo las mujeres trabajadoras las más agredidas.

En el Hospital Rio Ortega, las áreas de Zamora, Ávila, Soria y Burgos están con cifras por encima de las del año 2016 en este periodo, en el área de León de las 16 agresiones registradas, 15 son mujeres.

La creación de la figura “interlocutor policial territorial sanitario” puede ser una luz de esperanza cara a poner coto a este grave problema en lo que respecta a la seguridad y la salud de los trabajadores y trabajadoras, pero también en lo que colateralmente repercute en la calidad de la asistencia que se presta, convencidos que las medidas policiales que en esta Instrucción se detallan, son un elemento más, que ha de sumarse a la investigación de las causas y motivos que desencadenan estos comportamientos, a la información y formación de profesionales y usuarios, a la adopción de medidas organizativas por parte de la Gerencia Regional de Salud y otros, que han de complementarse.

La comunicación, coordinación y cooperación han de ser puntos clave en este proceso, como lo ha de ser también el análisis y el asesoramiento sobre aquellas medidas de seguridad adecuadas para la prevención y reducción del riesgo de comisión de posibles actos violentos, colaborando en la investigación y seguimiento de los mismos y recomendando propuestas.

Entendemos que desde la Gerencia Regional de Salud es hora de ponerse manos a la obra y desarrollar y poner en marcha los puntos de la Instrucción.

Belarmino Rodríguez Pérez Secretaría Salud Laboral FeSP-UGT CyL

 

 

 

SÍGUENOS

Revistas

   
IR ARRIBA