28 DE ABRIL, GARANTIZAR LA SEGURIDAD Y SALUD EN LA VUELTA AL TRABAJO

ugt.es publica:

Ana Garcia de la Torre destaca que este es un día de recuerdo para las víctimas de accidentes y del Covid 19

La Secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente de UGT ha dicho que este 28 de abril es un “día para el recuerdo, para las víctimas de la COVID19 y de solidaridad con sus familiares y amigos”, pero también un “homenaje a los miles de trabajadoras y trabajadores de los servicios esenciales que están dando lo mejor de sí, que están al pie del cañón en condiciones muy precarias, sin protecciones individuales, poniendo en riesgo su salud, contagiándose y perdiendo la vida algunos de ellos. Por eso, a todos un Gracias con mayúsculas”.

Ana García de la Torre ha hecho estas declaraciones durante la rueda de prensa conjunta con motivo del 28 de abril, Día Internacional de la Seguridad y Salud en el Trabajo que este año se celebra bajo el lema: "Paremos la pandemia en el trabajo”.

Un Plan de Choque contra la siniestralidad, otra pandemia que causa la muerte a dos personas cada día

Ha precisado que este 28 de abril también es un día para el recuerdo a todas aquellas personas trabajadoras que han sido víctimas de accidentes laborales; “otra pandemia, por la que fallecen dos personas al día”. En este sentido, ha señalado que más de 700 personas mueren de media al año en España en accidentes laborales. Y en febrero de este año, ha aumentado el 29% el número de fallecidos con respecto al mismo periodo del año anterior. Por eso, “UGT sigue reclamando que se abra una mesa de Diálogo y se acuerde un Plan de choque contra la siniestralidad laboral, y que se inicien, en cuanto sea posible las negociaciones de la nueva Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo para poner freno a esta lacra creciente, y a este goteo incesante de muertes en el trabajo”.

La salud pública y la salud laboral es un derecho, no debe ser un negocio

La Secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente de UGT ha manifestado que el Covid-19 ha demostrado que no se puede separar la salud laboral de la salud pública y que debe formar parte de las políticas de salud pública.

También “ha evidenciado la mercantilización la salud pública y de la salud laboral”. En este sentido, ha denunciado la externalización generalizada que dificulta la gestión de la prevención de riesgos en las pymes, las limitaciones de los servicios de prevención frente al virus del Covid19 y la prácticamente inexistencia en esta pandemia de los servicios de prevención ajenos. Alguno de ellos, incluso, han solicitado ERTES para parte de sus plantillas. Plantillas que soportan elevadas cargas de trabajo y que no pueden realizar en condiciones óptimas sus tareas, lo que repercute en una gestión inadecuada de la prevención en las empresas.

Es necesaria una mayor presencia de las instituciones públicas en el ámbito laboral

Durante esta pandemia, además, “se ha echado en falta una mayor presencia de las instituciones públicas en el ámbito laboral. Los sindicatos hemos venido reclamando una mayor coordinación entre los departamentos de Sanidad y de Trabajo y entre las Administraciones Públicas. Creemos que el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo debería haber liderado esta crisis. Y que consideramos que la Inspección de Trabajo y de la Seguridad Social no ha podido atender todas las denuncias por el escaso número de efectivos. Y es que tenemos una de las más bajas ratios de Europa”.

Medidas de protección en la reincorporación al trabajo

Ana García de la Torre ha manifestado que el proceso de reincorporación al trabajo debe ir tutelado por el Diálogo Social y la vuelta debe ser escalonada y progresiva en función de lo que las autoridades sanitarias determinen. “Es necesario además seguir estrictos criterios preventivos en cada centro de trabajo. Por tanto, el regreso debe hacerse garantizando la salud y la seguridad de los trabajadores y trabajadoras”.

Para ello, es preciso elaborar protocolos de seguridad y Guías de prácticas concretas para los diversos sectores, con la participación de las organizaciones sindicales.
Es necesario además realizar una evaluación de riesgos, adaptarla teniendo en cuenta las condiciones de los puestos de trabajo y también las condiciones psicofísicas, de salud, de las personas que los ocupan, debiendo ser los grupos especialmente sensibles frente a la COVID-19 los que se reincorporen en último lugar.

Ha citado entre las medidas preventivas: garantizar el distanciamiento de dos metros; la prevalencia del teletrabajo donde sea posible, garantizar las medidas higiénicas, la limpieza y desinfección de los lugares y superficies de trabajo y establecer las medidas organizativas precisas para impedir aglomeraciones y evitar el riesgo de contagios. Asimismo, ha hecho especial hincapié en la protección individual.

Protección a las personas trabajadoras más vulnerables

García de la Torre ha dicho que no comparte que el Ministerio de Sanidad haya eliminado como grupos vulnerables a los enfermos hepáticos y renales, si no tienen otros factores de riesgo, pues obliga a muchos trabajadores y trabajadoras a reincorporarse.

Asimismo, ha dicho que tampoco se tiene en cuenta la vulnerabilidad de los trabajadores enfermos de cáncer en tratamiento activo, o para los que califican como sensibles o para las mujeres embarazadas.

Por otra parte, ha señalado que “la Administración deberá reconocer la COVID-19 contraída a consecuencia del trabajo ejecutado por cuenta ajena como enfermedad profesional”.

► Manifiesto conjunto

► Cartel

► En homenaje a las víctimas de #COVID19 y a la labor de las personas trabajadoras de los servicios esenciales (vídeo)

► 28 de abril, un homenaje a las víctimas del Covid 19 y a la labor de los trabajadores de los servicios esenciales (nota)



Revistas

   
IR ARRIBA