LA AUSENCIA DE PERSPECTIVA DE GÉNERO EN LAS POLÍTICAS SOCIALES

La ausencia de perspectiva de género en las políticas sociales, se convierte en un obstáculo para cambiar la realidad de un sector discriminado históricamente. Un negocio que descansa en las espaldas de las personas más vulnerables y no invierte en recursos, evidencia la doble moral de la Administración: por un lado busca transformar los centros residenciales de Castilla y León bajo el “paraguas” del modelo de Atención Centrada en la Persona y por otro potencia un modelo de “desigualdad”

Hacer recaer la carga de trabajo sobre los grupos más vulnerables y con menos capacidad de ofrecer resistencia, es la primera incoherencia de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, con la filosofía y el enfoque del modelo de Atención Centrada en la Persona.

 

 

 

Revistas

   
IR ARRIBA