MUTUAS: UN AVISO MÁS.

 

En el Sindicato de Mutuas de FeSP-UGT hemos tenido conocimiento de una carta remitida a AMAT desde la Secretaría de Estado de la Seguridad Social y Pensiones del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, en la cual entre otras cuestiones les informan de “que con el fin de tener en cuenta las peculiaridades laborales del personal de las Mutuas, se está trabajando en promover que se establezca un convenio específico del sector de Mutuas, para desvincularse de la aplicación actual del convenio colectivo general de ámbito estatal para el sector de entidades de seguros, reaseguros y Mutuas colaboradoras con la Seguridad Social, lo cual permitirá también una tramitación más ágil de los procedimientos de autorización de las masas salariales por parte del Ministerio de Hacienda”.

Las cosas se pueden decir más altas, pero más claras imposible. Ya no es de recibo que siga habiendo quienes mantengan la posición de que debemos seguir en el Convenio de Seguros, amparados en cuestiones tan banales como que las Mutuas se crearon en el año 1900, o en que la salida del convenio de seguros va a suponer una especie de hecatombe (nunca justificada ni especificada) para las condiciones laborales de los empleados y empleadas, o en que la permanencia en el convenio de seguros es el último eslabón que nos mantiene unidos al ámbito privado, o en que la negociación de un convenio propio del sector forma parte de un contubernio judeo-masónico orquestado por un sindicato echado en brazos de un partido político. Basta ya de tomarnos el pelo. El personal de Mutuas merece respeto.

Lo venimos diciendo desde hace tiempo. O nos diseñamos nosotros un traje que se adapte a nuestras necesidades o nos lo hacen otros a la medida que ellos quieran. Se dice que no hay peor ciego que quien no quiere ver. Y quien no quiera ver esto, o es muy ingenuo o está jugando con fuego, eso sí sabiendo que de producirse finalmente un incendio las mal paradas serán las personas que trabajan en las Mutuas. O nos sentamos a intentar organizar las relaciones laborales de nuestros empleados y empleadas quienes verdaderamente conocemos las Mutuas, o nos las van a imponer desde fuera. La paciencia tiene un límite (la nuestra no lo ha alcanzado ni de lejos), y parece que la de la Administración está comenzando a agotarse. Mantenernos en el inmovilismo actual, permanecer en el Convenio de Seguros, raya la irresponsabilidad. Y UGT no está dispuesta a ser cómplice de esta sinrazón.

Desde el Sindicato de Mutuas de FeSP-UGT hacemos un nuevo llamamiento tanto a AMAT como a CCOO para que, de manera constructiva y alejada de cualquier interés cortoplacista, nos sentemos a intentar dar solución a algunos de los muchos problemas que acosan a las MCSS.

Por último indicar que la próxima reunión de la Mesa Negociadora del Convenio de Seguros, Reaseguros y Mutuas colaboradora con la Seguridad Social está prevista para el próximo 14 de octubre. De lo que acontezca en dicha reunión os mantendremos informados.

 

 

 

Revistas

   
IR ARRIBA