DISTINTOS ESCENARIOS TRAS EL CONCURSO DE ACREEDORES EN DENTIX

Estimados compañeros y compañeras:

Como consecuencia de la entrada voluntaria en concurso de acreedores de la empresa DENTIX nos ponemos en contacto con vosotros con la finalidad de aclarar ciertas dudas ante la situación en la que nos encontramos.

A través de prensa y de otros medios, y en último lugar a través de la Empresa, hemos tenido conocimiento de que DENTIX ha presentado concurso voluntario. Los motivos para dar este paso parecen ser el de que los Bancos no acceden a un acuerdo que les habían propuesto, y que no termina de cerrar las ofertas que tienen de compra. Mediante este paso se podría querer forzar una compra o acuerdo por parte de los fondos, o de alguna manera liberarse de posibles responsabilidades.

Para comenzar, cabe explicar que la entrada voluntaria en concurso significa la solicitud del concurso de acreedores por parte del deudor (DENTIX) ante la imposibilidad de hacer frente a las deudas acumuladas de la empresa. Entre estas deudas se encuentran el pago de las nóminas correspondientes al mes de septiembre.

A modo de breve explicación, este proceso está dividido en dos fases principales una vez solicitado el concurso y habiéndose dictado el auto de declaración del mismo. En primer lugar se da la fase común donde se fijará el activo y pasivo final de la compañía mediante un informe.

En segundo lugar se da la fase convenio o liquidación, en la que se presenta una propuesta de convenio por el concursado, la cual se vota, y en caso de ser aprobada, se daría una novación de créditos (el crédito se va a aplicar por igual a todos), pues con el convenio cobra todo el mundo pero no lo que le corresponde, sino que cobra un crédito novado.

Si el convenio no se alcanza o se incumple se llega a la fase de liquidación, en la que la administración concursal realiza una lista de orden de pago. En este caso se paga hasta donde llegue el dinero, es decir, no cobran todos y las deudas que no se pagan, porque no queda más dinero, se extinguen.

Adicionalmente se da una tercera fase de calificación del concurso, pero no es de interés para este caso.

Ante todo cabe mencionar que los contratos de trabajo siguen vigentes durante la declaración de concurso, pues la ley dice que no se puede resolver el contrato por la mera causa de la declaración del concurso de acreedores.

La situación es delicada, y como representantes legales de parte de los trabajadores, aunque minoritarios, vamos a intentar por todos los medios defender la mayoría de los puestos de trabajo y las deudas pendientes, aunque somos conscientes que la situación no es nada propicia.

Es de importancia señalar que existen varios fondos interesados en la Compañía, cada uno tiene su proyecto y es importante a quien se adjudique, en caso de que se adjudique, porque no todos tienen la misma idea de conservación de los recursos humanos. Puede ser el Administrador Concursal quien adjudique la compra de la Empresa y ser el comprador quien haga frente a las deudas. Si se da el caso, la parte social (UGT), en representación de su afiliación, negociará con el Fondo que compre la compañía la reducción de masa salarial (mediante disminución de trabajadores y homogeneización de salarios), ERE indispensable y demás medidas que en un futuro pudiesen aplicarse para la compra de la empresa, pero siempre con un compromiso del mantenimiento de la mayoría de puestos, que las salidas sean primero voluntarias y el resto forzosas atendiendo a unos criterios de objetividad e igualdad.

Si no se da el caso de la compra de la empresa, y se lleva a cabo la liquidación, toda la plantilla cobrará del Fondo de Garantía Salarial (FOGASA) con un máximo de deuda de hasta 4 mensualidades con un tope de 73,88€/día. Además se tendrá derecho a paro con indemnizaciones de 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades, y con un tope de 73,88€/día.

En las condiciones en las que nos encontramos resulta muy difícil, incluso aventurado, hablar de plazos. Sin embargo esperamos saber si se da el caso de compra por un Fondo o el caso de liquidación en un plazo de 15/30 días aproximadamente. Siendo optimistas, este proceso podría durar unos 3 meses incluyendo la oferta de compra, que parece ser que existe condicionada a esfuerzos por todas las partes y con la mínima destrucción de empleo (requisito indispensable para UGT). Siguen abiertas las negociaciones con el fondo Advent para la compra de la compañía concursada. El lunes recibíamos correo de la empresa en el que nos informaban de que van a reelaborar la propuesta que nos iban a mandar del pacto de competitividad para adaptarla a esta la nueva circunstancia. Nos confirman que el “compromiso del pacto como una pieza fundamental para que un inversor pueda invertir en la compañía en la fase de concurso sigue intacto”, y que “este escenario que se acaba de confirmar obliga a adaptar el contenido del pacto a los plazos y fases del concurso, que no son los que quieren las partes, sino los que impone la ley concursal y el Juez del concurso.” La Empresa se comprometió a mantenernos informados y a enviarnos una nueva propuesta de pacto y nueva convocatoria de reunión tan pronto como les sea posible.

En este concurso, UGT se personará como parte, en defensa de los intereses de sus afiliados. Es necesario que todos los trabajadores nos comuniquen las cantidades adeudadas por la empresa, cantidades que podrán obtener de sus nóminas y ver sí la deuda está recogida en el concurso.

 

 

 

Revistas

   
IR ARRIBA