FESP UGT CYL EXIGE RESPONSABILIDADES A LA CONSEJERÍA POR EL “DECRETAZO SANITARIO FALLIDO”

“Derogar por la puerta de atrás reconoce la mala intención del presidente Mañueco”, ha sentenciado Miguel Holguín.

Tras la derogación del Decreto 2/2020 de la Junta de Castilla y León ayer en rueda de prensa “de tapadillo y sin más explicaciones que un tweet del señor Mañueco”, en palabras de Miguel Holguín, secretario de Sanidad de la FeSP de UGT Castilla y León “se constata, una vez más, la inutilidad y el despropósito que se cometió el 12 de noviembre con su firma: un ejercicio de irresponsabilidad y de maltrato a los trabajadores y trabajadoras del sistema público de salud de la Comunidad”.

Es preciso recordar que el “decretazo”, publicado un sábado sin previo aviso a los afectados, obviaba el trabajo que se estaba realizando en la Mesa Sectorial de Sanidad entre todas las organizaciones sindicales y la Gerencia Regional de Salud en aras de adecuar “de forma racional , controlada y supervisada los recursos humanos de SACYL a la cambiante situación pandémica”, según Holguín, lo que provocó que los profesionales sanitarios salieran a las puertas de sus centros de trabajo a pedir la dimisión del presidente.

“Hemos pasado de las palabras de Igea pidiendo perdón a los sanitarios por si habíamos entendido mal el decreto, a su derogación aduciendo el alto nivel de inmunidad de las sanitarias del señor Mañueco, lo que viene a demostrar la poca inteligencia y comprensión que desde las dos máximas cabezas de la Junta se demuestra hacia el sector sanitario” ha denunciado el Secretario de Sanidad de la organización sindical para añadir, además, que “es muy llamativo que este anuncio se produzca un día después de que el PSOE registrara una PNL en las Cortes regionales , que conocíamos, solicitando de nuevo la derogación del decreto Mañueco”. Holguín ha criticado esta actuación aduciendo que “este gobierno prefiere autoenmendarse burdamente antes que mostrar su debilidad en sede parlamentaria…bueno es saberlo”.

No obstante, desde UGT dan por “bienvenida la noticia de la derogación” pero “exigen que se compense todo aquello y a todos esos profesionales a los que vulneraron sus derechos laborales, de conciliación familiar…al amparo de esta normativa derogada y que se asuman las responsabilidades pertinentes desde aquellos sillones que auspiciaron y ejecutaron esa bofetada a todos los trabajadores y trabajadoras de la Sanidad Pública de Castilla y León”.

 

 

 

Revistas

   
IR ARRIBA