UGT EXIGE QUE SE LLEGUE “HASTA EL FINAL TRAS LOS TERRIBLES HECHOS OCURRIDOS EN EL HOSPITAL DE MEDINA DEL CAMPO”

8 de junio de 2021

"El sistema ha fallado y no podemos quedarnos solo en la investigación penal”, advierte Miguel Holguín.

UGT Servicios Públicos Castilla y León ha mostrado “su perplejidad” ante la cascada de informaciones que se han estado produciendo desde la semana pasado en torno a lo acaecido en el Hospital de Medina del Campo. Las informaciones han sacado a la luz unos hechos “que provocan consternación” tanto por la naturaleza de lo denunciado como por su reiteración en el tiempo. De hecho, Miguel Holguín secretario regional de sanidad de UGT ha asegurado que, desde el sindicato, no pueden entender por qué no se actuó antes “frente a unos hechos tan graves y denigrantes para las pacientes y para las trabajadoras del complejo hospitalario”.

Las denuncias internas se remontan a 2019 y, en ellas, se alertaba sobre las conductas “impropias y deshonestas” del médico señalado. Por eso, según UGT, resulta “inexplicable” la cadena de acontecimientos que se sucedieron y, por eso también, se preguntan quién investigó lo denunciado y cuáles fueron las conclusiones y sus consecuencias, puesto que, “a la vista de lo sucedido, parece evidente que ningún responsable de la gerencia del hospital tomó medida alguna, dejando una sensación de impunidad en el actor principal y un poso de desesperanza y de asunción de la situación por parte de los trabajadores, de tal modo que se fueron sucediendo en el tiempo situaciones que denotaban la puesta en práctica de mirar para otro lado” ha señalado Holguín para añadir que “tenemos todos los ingredientes de una violencia sottovoce hacia la mujer: un ambiente cerrado, cuasi familiar donde un facultativo, en apariencia protegido, campa a sus anchas sin actuación alguna de sus superiores y responsables sanitarios”.

En consecuencia, desde UGT Servicios Públicos han querido agradecer la valentía de las trabajadoras y trabajadores que firmaron un enésimo escrito el pasado jueves poniendo en conocimiento de la Gerencia del hospital los hechos gravísimos que se estaban produciendo para “no ser cómplices ni incurrir en un delito de omisión” según indican en el texto mencionado. Sin embargo, su actitud que no se vio refrendada por la posterior actuación del equipo directivo medinense que contemporizó de nuevo y se vieron forzados a dimitir. Por tanto, según el Secretario Regional de Sanidad, “aquí no hay desavenencias ni motivos personales para las dimisiones. Se forzó su salida por medio del comunicado que publicó la Consejería el viernes a última hora de la mañana anunciando la apertura de una información reservada“.

Desde UGT Servicios Públicos, mientras se desarrollan las investigaciones por parte de la fiscalía, reclaman reconocer la disposición de la Gerencia Regional de Salud a iniciar la vía judicial, aunque entienden que es necesario un replanteamiento del sistema de alarma ante situaciones similares.

Y es que, en palabras de Holguín, “ha fallado todo: ni las trabajadoras sabían qué hacer, ni los escritos eran tomados en consideración ni los gestores del hospital velaron por la seguridad e integridad de trabajadoras y pacientes. Por eso, hay que replantearse los mecanismos y protocolos de actuación ante situaciones de esta gravedad, y sobre todo, actuar si no es posible penalmente, si al menos administrativamente con aquellos mandos y gestores que hicieron dejación de funciones, inhabilitándolos para el desempeño de cualquier cargo de responsabilidad de confirmarse las ya escasas dudas sobre su comportamiento negligente”. Asimismo, el Secretario de Sanidad de UGTCYL ha advertido que “no vale con unos meses de nevera y encontrarles de nuevo en cargos de responsabilidad cuando se enfríe este desastre”.

 

 

 

Revistas

   
IR ARRIBA